1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Rating 3.25 (2 Votes)

Ratio: 0 / 5

Star InactiveStar InactiveStar InactiveStar InactiveStar Inactive
 

MEJOR MOMENTO PARA JUBILARSE jubilarme condiciones mi jubilacion asesoramiento previsional posibilidades jubilacion como puedo jubilarme

 

El cuándo como y donde jubilarse en Chile es una buena pregunta que se hacen todos por el bajo conocimiento previsional de los chilenos, lo correcto es asesorarse con un especialista con el objetivo que tome decisiones informadas en el cuándo como y donde jubilar, es decir obtener una asesoría previsional para pensionarse mejor.

 

Contacto 993402000 y 224945500 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

 

¿Cuál es el mejor momento para jubilar?

En otros contextos, quizás en el teatro o en eventos sociales, siempre se repite la máxima de hacer una salida triunfal, o al menos digna. Todos queremos lo mismo para cuando nos llegue el momento de jubilar, pero cómo lograrlo y cuándo hacerlo son preguntas que no es tan fácil responder.

Existen algunas estrategias e indicadores que es bueno conocer, las que entregamos a continuación, y que están dirigidas a los cotizantes chilenos del sistema previsional privado. Es decir, que están afiliados a alguna AFP.

Generalmente, las personas comienzan a pensar en su jubilación cuando llegan a la edad legal para hacerlo (65 para hombres y 60 para las mujeres). Si desean pensionarse anticipadamente, la ley contempla que su fondo acumulado debe alcanzarles para una jubilación de al menos un 70% de lo percibido mensualmente por los últimos diez años. La pensión, asimismo, debe corresponder al menos a un 80% de la PMAS. Ahora, si la persona además quiere disponer de su excedente, los requisitos suben a 100%, respectivamente.

Para tener en cuenta:

Aún cuando comenzar a recibir dinero es un motivante lo suficientemente fuerte como para querer comenzar lo antes posible, recuerde que necesariamente la decisión le significará una pensión menor. Por una parte, usted cotizará por menos tiempo, a la vez que recibirá su pensión por más años. Un cálculo conservador revela que su pensión es castigada en más o menos un 10% por cada año que adelanta su comienzo.

Muchas personas optan por adelantar su pensión para complementar sus ingresos mientras aún están activas. Si usted se encuentra en este grupo, considere que la brecha entre lo que gana mientras trabaje y lo que perciba cuando deje de hacerlo, será mayor y más difícil de sobrellevar.

Aún así, puede que necesite su jubilación antes, que tenga otras entradas a que recurrir más adelante o que quiera trabajar por menos horas y, por lo tanto, necesite complementar su ingreso. De ser así, procure negociar su jubilación en un buen momento macroeconómico, sobre todo en una coyuntura de tasas de interés altas.

Si se decide por la jubilación anticipada, asegúrese de que tendrá los ingresos suficientes cuando deje de trabajar. Una buena idea es capitalizar la totalidad o parte de sus pensiones, mediante instrumentos seguros o un plan diversificado de colocación. También puede decidir un camino intermedio que le permita adquirir algo que en ese momento quiere y puede disfrutar mucho, como una segunda vivienda, y que de necesitarlo se puede transformar en un ingreso extra mediante el arriendo o la venta.

Ya sea que la tome anticipada, apenas cumplida la edad legal o diferida en el tiempo para conseguir la mejor jubilación que su trabajo le pueda proveer, cuando decida retirarse deberá optar por una de las tres modalidades que el sistema previsional privado chileno contempla:

Renta Vitalicia. Éste es el único sistema que le otorga una pensión de por vida, mensual y expresada en UF. La ventaja más evidente es la tranquilidad que le da verse protegido de un posible agotamiento de sus ahorros, ya que su renta es vitalicia. Las volatilidades del mercado tampoco influirán en sus ingresos, descartando otro riesgo: que su mensualidad disminuya en momentos de bajo retorno de las inversiones. Le ofrezco cotizar entre otras opciones, rentas vitalicias con el respaldo de una de las compañías aseguradoras más antiguas y con mejor cobertura de todo el país.

Retiro programado. En un principio, esta modalidad administrada por la propia AFP le ofrece un ingreso mensual algo más alto. Sin embargo, es necesario considerar que las personas que se acogen a este sistema asumen el doble riesgo de descapitalizarse por escasa rentabilidad o una vida muy longeva. El sistema funciona recalculando la pensión de año en año, por lo que puede verse mermada en tiempos de crisis. También puede ocurrir que una persona sobreviva sus ahorros, en cuyo caso se verá sin ese respaldo una vez que se agoten (si contara con la pensión mínima, garantizada por ley). Al momento de fallecer el jubilado, de haber un excedente, éste constituye fondo de herencia, lo que presenta una ventaja para los herederos.

Renta temporal con renta vitalicia diferida. Esta opción es la mejor para personas que necesitan un ingreso mayor durante los primeros años de su jubilación, y aún así no quieren renunciar al carácter vitalicio de su renta. Puede ser que esté pagando los estudios de sus hijos, o terminando de cancelar su crédito hipotecario. Como sea, esta combinación se logra optando por el retiro programado en primera instancia y, llegado el momento, colocando el remanente de su fondo en una compañía aseguradora que le aporte una renta vitalicia.

¡Infórmese bien sobre todas sus opciones y regálese una jubilación como la que siempre soñó!

 

Contacto 993402000 y 224945500 Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Pastelero a tus pasteles

 

¿Es buen momento para jubilar?

Pese a que el sistema de pensiones chileno es el más rentable entre los países de la OCDE, donde superamos las cifras de algunas naciones, como Polonia, Noruega y Dinamarca, el escenario mundial actual puede llevar a poner en duda la decisión de jubilarse justo ahora.

Una interrogante no menor si se considera que el panorama económico externo ya ha afectado a todos los fondos de las AFP, aunque de forma distinta a cada uno. Es así como los fondos A y B han experimentado una rentabilidad negativa desde hace un año a la fecha, mientras que los multifondos C y D han tenido un retorno inferior al promedio histórico anual. En el caso del E, la ganancia del último año supera la histórica promedio.

En esta coyuntura pareciera que no es el momento para jubilarse; sin embargo, la decisión de pensionarse está condicionada a múltiples factores, resalta Carla Heap, subgerenta de previsión de la consultora Alfredo Cruz & Cía.

La ejecutiva dice que la decisión depende de las necesidades de cada persona, y añade que cuando se acerca la edad de pensionarse por vejez, los afiliados deben encontrarse en un fondo de menos riesgo; es decir, en el D o el E. Y es que resguardados en estos fondos, la volatilidad del mercado no impacta tanto como si fuera el A.

En términos prácticos, si la persona tuviera sus fondos en el B, habrá experimentado una baja importante en su valor cuota y, por lo tanto, en el monto total actual de sus ahorros.

"No así una persona que tiene sus fondos en el E", indica la gerenta general de la consultora Activa Previsión, María Luisa Andueza.

Si decide hacerlo...
La recomendación general de los expertos es esperar el mayor tiempo posible antes de jubilarse, ya que así tendrá más ahorro que financiará su pensión para una cantidad menor de años.

En todo caso, si decide hacerlo, asegúrese de buscar un asesoramiento adecuado, de tener presente el objetivo de por qué se pensiona hoy y optar por una alternativa que le dé tranquilidad.

En el caso de que necesite pensionarse ahora, las consultoras coinciden en optar por el sistema de retiro programado. "Si una persona necesita los ingresos de su pensión a toda costa, y sus ahorros han caído, aún en el escenario internacional inestable, la recomendación es pensionarse en retiro programado (ya sea en su AFP o en otra), porque así, una vez que se haya recuperado el valor cuota, aumentará el valor total de sus ahorros", explica Andueza. "Si ha perdido ahorros, en un principio no sería conveniente irse a una renta vitalicia, porque al traspasar la propiedad de los fondos a una compañía de seguros, efectivamente hace la pérdida", agrega.

¿Qué sistema?
Si es de los que no alcanzaron a hacerse de un colchón abultado de ahorros a lo largo de su vida, la pensión en retiro programado es hoy una buena opción, según los analistas. "Lo que hay que tener presente es que recibirá un monto de pensión mensual, y al año siguiente tendrá un recálculo. Por tanto, si los fondos se han recuperado (total o parcialmente), la AFP considerará el saldo que tiene a la fecha del recálculo", y eso afectará en la pensión del jubilado, indica María Eugenia Jiménez, socia directora de Brain Invest.

Además, indica que hay que tener en cuenta que si tiene acceso al Excedente de Libre Disposición (ELD) y decide retirarlo en este momento, el monto de retiro no habrá experimentado el alza por la recuperación de los mercados.

Ahora, si tiene una cantidad de ahorros importante, puede optar por una renta vitalicia, pero si puede, espere un tiempo; de lo contrario, estará fijando una pensión para toda su vida más baja. "Si espera, tendrá más ahorro, más edad y, por tanto, la firma le ofrecerá una mayor pensión", dice Jiménez.

"Una alternativa intermedia es optar con el 50% de su capital previsional a una renta vitalicia inmediata e invertir el 50% restante en retiro programado", aconseja la consultora Brain Invest.

Las otras opciones de inversión
Después de los 60 años, la idea no es asumir grandes riesgos. "Es mejor ser conservador, porque ya no se puede dar el lujo de perder capital. Es mejor dejar de ganar que perder parte de su ahorro que le ha costado muchos años de trabajo", explica Jiménez de Brain Invest.

La decisión de cómo invertir los ahorros depende de cuál es el plazo en que quiere usar esos dineros, su disposición al riesgo (si es de naturaleza más conservadora o más arriesgada), y cuán importante sea la cifra que desee invertir en el monto total de los ahorros que se tienen.

"En este sentido, es importante diversificar el riesgo y no poner todos los huevos en la misma canasta", dice Andueza de Activa Previsión.

Una de las opciones es invertir una parte en depósito a plazo cuando las tasas sean atractivas.

Otra alternativa es invertir en fondos de intermediación financiera (Renta Fija) y un porcentaje bajo en fondos accionarios. "Idealmente no más de 20% o 30%", opina Jiménez.

Por otro lado, si una persona quiere pensionarse en la AFP, hay que pensar que esos ahorros son para toda la vida, para un horizonte largo de tiempo (20 más años) y, por lo tanto, es bueno considerar esto para no invertir todo en renta fija, por ejemplo, el multifondo E, sino que una parte también pueda ponerla en un fondo de mayor renta variable, como el multifondo C.

¿Por qué las pensiones del sistema antiguo se ven más altas?
Con frecuencia se escucha hablar de las diferencias del sistema antiguo de pensiones (en manos de las ex cajas previsionales) y las que se obtienen tras cotizar en una AFP. Ello, porque en algunos casos quienes se quedaron en el antiguo sistema obtienen montos de jubilación que llegan a duplicar las pensiones de los que optaron por el otro mecanismo.

El socio de la consultora previsional, D&K, Ronald Dempster, explica dichas diferencias recordando que ambos programas tienen parámetros, exigencias de aportes y fórmulas de cálculo distintas, que derivan en importantes brechas. Así, de haber permanecido en el antiguo sistema, una persona habría continuado aportando un 20% de su ingreso imponible mensualmente, mientras que en las AFP sólo se deposita un 10%. Es decir, el doble, "por lo tanto, para comparar los resultados, al estar en el sistema de AFP habría que enterar un aporte previsional voluntario equivalente a la diferencia", explica.

Si se considera la bonificación fiscal de 15% del saldo acumulado que existe para el APV, "se mejora bastante". En números, Dempster sostiene que si sólo el aporte obligatorio permite obtener una pensión de $500 mil, "el agregar este aporte equilibrador" implicaría un ajuste en torno a $1,1 millones. Y eso, sin considerar que en el actual sistema previsional la persona puede solicitar que la pensión se ajuste, por ejemplo, a $700 mil, y acceder a un excedente por $80 millones.

"Además, si escogiera la modalidad de retiro programado podrá dejar como herencia los fondos sobrantes a un beneficiario". Por último, Dempster recuerda que en el sistema antiguo, para el cálculo de la pensión es importante la remuneración de los últimos cinco años, que puede ser menor a la de años anteriores. Mientras que en el de la AFP, lo que más incide son los aportes de los primeros años de cotizaciones, ya que estarán expuestos a más años ganando rentabilidades. (Fuente: Economía y Negocios Emol)